FANDOM


Aviso Importante La información de esta página es parte de una historia ucrónica, por favor, no la tomes en serio ni la uses como referencia. Si quieres conocer la realidad, visita el artículo correspondiente en Wikipedia.

Banco de Quito (logo)

El Banco de Quito es la tercera institución financiera más grande de Ecuador después del Banco Andino y el Banco Rothschild. Se encuentra, además en la lista de las cuarenta compañías más grandes del país.

Historia Editar

A inicios de la década de 1860 los hermanos Gouin, hijos de un migrante francés dedicado al comercio de artículos de lujo y llegado al país alrededor de 1840, habían forjado ya un imperio comercial en la ciudad de Quito con el Almacén Franconia, el favorito de la clase alta para adquirir la más costosas novedades recién llegadas de Europa. Además de otros negocios, también poseían una próspera fábrica de artículos decorativos en porcelana, madera y metales preciosos, que exportaban con éxito.

Buscando hacer crecer más su fortuna, y en medio del próspero monopolio financiero que ejercían la Casa de Luzárraga y el Banco del Guayas, ambos asentados en la ciudad de Guayaquil, decidieron abrir su propia institución para ofrecer oficialmente préstamos a los medianos comerciantes que siempre se los solicitaban como un favor personal.

De esta manera en 1865 se fundó la Compañía de Préstamos Gouin con un capital inicial de 300.000 sucres, iniciando operaciones con gran éxito. Ser la primera institución financiera de este tipo en la Sierra, facilitaba enormemente los largos trámites que hasta ese momento significaba enviar los pedidos de crédito a la banca de la Costa, lo que se tradujo en una alta demanda que sobrepasaba la capacidad de los Gouin.

Es entonces cuando aparece en escena el joven empresario Manuel Larrea Donoso, III marqués de San José, que además de inyectar 500.000 sucres al capital, propuso transformar la institución en un banco con todos los servicios. Así, en 1867 aparece definitivamente el Banco de Quito, con el mismo Larrea como su gerente.

En sus primeros años tuvo un crecimiento sostenido en Quito, y a partir de 1875 comenzó la apertura de sucursales en varias ciudades aledañas de la Sierra norte como Ibarra, Tulcán, Sangolquí, Latacunga y Ambato. Así mismo, en la década de 1880 abriría las primeras oficinas internacionales en Nueva York, Río de Janeiro, Lima, Santiago y Mérida.

En 1890 el directorio escogió como nuevo gerente del banco a Francisco Urbina Jado, hijo del Conde de Píllaro, que había crecido trabajando en la institución por diez años, demostrando absoluta capacidad para el cargo. Durante los once años que Urbina estuvo al frente del Banco de Quito, este vivió su época de mayor esplendor, creciendo con sucursales por todo el país y abriendo oficinas en Londres, París, Madrid, Houston, Buenos Aires y Viena.

Después de la partida de Urbina en 1901, que sucedería para abrir por cuenta propia el Banco Andino, el directorio del Banco de Quito escogió como nuevo gerente a.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.