FANDOM


Aviso Importante La información de esta página es parte de una historia ucrónica, por favor, no la tomes en serio ni la uses como referencia. Si quieres conocer la realidad, visita el artículo correspondiente en Wikipedia.

Casino El Ejido

Fachada del Casino y la terraza que lo preside.

El Casino El Ejido es un casino cultural de la ciudad de Quito, que constituye además el más conocido y prestigioso de Ecuador. Se encuentra ubicado en la zona El Ejido del distrito Ciudad Nacional, sobre laavenida Borbón, entre Galera y Maldonado, frente al Campo de Minerva.

Historia Editar

En 1856 se constituyó el primer centro social quiteño bajo el nombre de Club Pichincha, nacido de las necesidades creadas por el nuevo orden social que se había establecido en el país tras la instauración de la monarquía nueve años atrás, para que la nobleza y la naciente burguesía (fruto de la industrialización) compartieran espacio y pudieran concretar negocios.

Las primeras reuniones, de carácter semanal, se llevaban a cabo en las diferentes residencias de sus miembros y en ellas se discutía sobre temas políticos, filosóficos y artísticos. En 1867 se comenzó la construcción del Hotel des Estrangers, cercano a la Plaza Grande y propiedad de uno de los socios del Club, por lo que las reuniones pasaron a celebrarse en la lujosa Cafetería del edificio y comenzaron a ser más frecuentes.

Si bien el Pichincha era un club exclusivamente masculino, a partir de 1871 las esposas de algunos miembros crearon la versión femenina del mismo, a la que llamaron Club Manuela Cañizares en honor a la prócer independentista, que había sido una conocida anfitriona de tertulias de similares características en los años 1800. Las reuniones del club femenino también tenían lugar en el Hotel des Estrangers.

Para 1875 el Club Pichincha ambos clubes acordaron asociarse con la finalidad de construir un gran edificio para la diversión de sus miembros en la zona de El Ejido, sobre unos terrenos donados por los VI Marqueses de Miraflores, pareja que pertenecía a los dos círculos. Así, los demás socios pudieron financiar un edificio mucho más grande y lujoso del que tenían pensado inicialmente, que pondría a Quito en el mapa de los grandes clubes americanos.

Tras algunos retrasos por temas de financiamiento, recién en 1878 se contrató el proyecto al arquitecto quiteño Juan Pablo Sanz, y en octubre se colocó la primera piedra. El espléndido edificio de estilo neoclásico fue entregado a la administración conjunta de los clubes Pichincha y Manuela Cañizares en 1882. Se debe aclarar que si bien ambos mantienen su autonomía y sedes administrativas separadas hasta la actualidad, comparten la propiedad del Casino y sus beneficios.

El Casino Editar

Jardín del Casino del Ejido

Jardín del Casino.

El edificio del Casino es de estilo neoclásico, diseñado para destacar en el entorno urbano como un belvedere quiteño. Su fachada principal se dispone hacia el occidente, con una planta rectangular que alcanza los dos pisos de altura y una hermosa terraza arbolada que le sirve de ingreso. En el segundo se encuentran la cafetería (norte) y el Gran Salón de Recepciones (sur); mientras que otros espacios son la Biblioteca, el Salón de Billares, la Sala de Juegos de Mesa y los gimnasios separados para damas y caballeros.

Los socios Editar

Originalmente el acceso a la calificación de socio del Casino El Ejido estaba supeditada únicamente a los miembros de los Clubes Pichincha y Manuela Cañizares, que seleccionaban a sus miembros mediante estándares tan estrictos que sólo podían cumplirlos aquellos que pertenecían a la nobleza o alta burguesía.

De una forma u otra ambos clubes empleaban el sistema de padrinazgo o madrinazgo, donde el grado de parentesco con un miembro antiguo primaba siempre a la hora de elegir uno nuevo. También existían los miembros temporales o denominados transeúntes, que se nutrían del cuerpo diplomático extranjero acreditado en el país y de turistas de alto nivel con probidad de méritos. En época de sesiones del Parlamento, tanto los senadores y diputados que no residiesen en Quito tenían acceso libre al edificio.

La interrelación entre los casinistas formaba una compleja red social que favorecía los foros de debate políticos, la introducción de los socios en la vida pública, así como una notable mejora de las relaciones personales en el Quito de la época de oro.​ Esta operación generaba pequeños mundos sectorizados en élites sociales, económicas y políticas. Los casinistas tenían diversas actividades que iban desde las finanzas, la política, militares de alto rango, literatos o el ejercicio de profesiones liberales, por regla general relacionadas con el periodismo y el derecho.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.