FANDOM


Luciano I de Luisiana

Luiano I de Luisiana, retratado en 1815.

Luciano I de Luisiana (Ajaccio, 21 de mayo de 1775 - Baton Rouge, 29 de junio de 1840), fue el primer rey de Luisiana, país que gobernó durante treinta y cuatro años, entre 1805 y 1840, fundando la Casa de Bonaparte-Luisiana. Fue hermano de Napoléon Bonaparte, que se había declarado emperador de Francia en 1804, y quien le había puesto en el trono de la colonia norteamericana.

Biografía Editar

Lucien Buonaparte nació en la pequeña localidad de Ajaccio, en la isla de Córcega, como el tercer hijo de Carlo Buonaparte y María Leticia Ramolino, de quienes tuvo otros siete hermanos que como él llegaron a la edad adulta.

Realizó sus estudios en la Francia continental, primero en la localidad de Autun y luego en Brienne, donde se unió a su hermano mayor Napoleón. Sin embargo, dejó la carrera militar para ingresar al Seminario de Aix-en-Provence y formarse como sacerdote.

A los 15 años fue testigo de la Revolución Francesa y abandonó sus estudios eclesiásticos para tomar activamente partido por el bando jacobino. En 1794 se casó por primera vez y se inscribió en el Club de Jacobinos de la localidad de Sant-Maximin, y posteriormente entabló amistad con Maximilien Robespierre.

Matrimonios y descendencia Editar

En 1794 se casó en primeras nupcias con Christine Boyer, hija de un posadero, con quien tuvo cinco hijos:

Alexandrine de Bleschamp

Alexandrine de Bleschamp (1808).

Tras la muerte de su esposa en en 1800, durante el parto de un niño nacido muerto, Luciano volvió a contraer matrimonio en 1803 con la también viuda Alexandrine de Bleschamp, con quien tuvo diez hijos:

Vida política en Francia Editar

Apoyado por su hermano Napoleón, ahora convertido en general, Luciano fue nombrado comisionado de guerras en el Ejército del Norte. Tras lo cual viajó a París y comenzó una carrera política apoyada por sus conexiones entre los jacobinos, llegando en 1798 a convertirse en miembro del Consejo de los Quinientos como representante de Córcega.

Como miembro del parlamento fue parte de la comisión encargada de proponer una ley represiva de los delitos de la prensa, antecedente histórico de la libertad de prensa. Afines de 1799 se convirtió en presidente del Consejo hasta el golpe de Estado DE 1799 que colocó a su hermano Napoleón como uno de los tres miembros del Consulado.

Después del golpe fue designado ministro del Interior, pero sus funciones entraban en conflicto con las del ministro de policía, Joseph Fouché, que hábilmente logró que Napoleón, ahora primer Cónsul de la República, considerara a Luciano incapaz para su cargo y lo destituyera en noviembre de 1800. Fouché había explotado hábilmente los defectos de su adversario: gastos exorbitantes, múltiples amantes, favoritismo de las concesiones públicas, mala gestión, crítica abierta al Primer Cónsul y a su esposa, Josefina de Beauharnais.

Inmediatamente luego de su destitución fue nombrado embajador en España, donde logró que la influencia francesa prevaleciera sobre los partidarios británicos, ganándose nuevamente las gracias de su hermano, aunque había recibido varios sobornos de los españoles y los portugueses. En 1802 estuvo de vuelta en Francia y fue nombrado miembro del Tribunat, pero finalmente su malentendido con Napoleón lo hizo alejarse de la carrera por el poder, aunque aceptó un mandato en el Senado conservador.

Su primera esposa murió durante el cuarto parto en el año 1800, dejándolo viudo y con dos hijos. Se volvió a casar con la también una viuda Alexandrine de Bleschamp, quien le acababa de dar un hijo en 1803, Charles-Lucien. Esta unión provocó la furia de su hermano Napoleón, quien lo obligó a partir a Roma para entrevistarse con el papa Pío VII, con quien se había reconciliado en 1801 tras apoyar el Concordato. Luciano se negó a separarse de su esposa y por ello, tras la declaración del Primer Imperio en 1804, se le mantuvo fuera de la familia imperial, negándole los honores correspondientes.

El desacuerdo con Napoleón, que le debía a Luciano gran parte del poder que le llevó al trono, fue tal que le habría preguntado a su hermano: "¿No temes que Francia se rebelará contra el escandaloso abuso que cometes?", a lo que Napoleón habría respondido: "No temas, sangraré tanto al blanco que será por mucho tiempo incapaz". Además, si el matrimonio de Luciano es desaprobado por el ahora Emperador, éste había venido haciendo lo mismo con su constante critica a la emperatriz Josephine. Así, sobre Napoléon, Luciano luego le dijo a Roederer: "lo honro, respeto y admiro como jefe de gobierno, pero ya no lo amo como hermano".

La corona de Luisiana Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.