FANDOM


Aviso Importante La información de esta página es parte de una historia ucrónica, por favor, no la tomes en serio ni la uses como referencia. Si quieres conocer la realidad, visita el artículo correspondiente en Wikipedia.

Manuel Gómez de la Torre

El ministro Gómez de la Torre.

Manuel María Remigio Gómez de la Torre y Gangotena (Ibarra, 29 de septiembre de 1815 – ibídem, 4 de mayo de 1881) fue un político ecuatoriano, I marqués de Ajaví y caballero gran cruz de la Orden Nacional del Cóndor. Fue elegido como el quinto primer ministro de la nación, cargo que ocupó entre 1872 y 1876.

Biografía Editar

Nacido en la ciudad de Ibarra, fue hijo de Joaquín Gómez de la Torre y Tinajero y su esposa, Rosa Gangotena y Tinajero, su hermano mayor fue el también primer ministro ecuatoriano Teodoro Gómez de la Torre. Sus primeros estudios los realizó en su ciudad natal, y posteriormente se trasladó a Quito para ingresar al Colegio Seminario de San Luis.

Carrera política Editar

En 1850 se convirtió en uno de los miembros fundadores del Partido Liberal Ecuatoriano, junto a su hermano Teodoro y otros personajes importantes de la época, algunos de ellos disidentes radicales del Partido Orleanista, como el destacado militar José María Urbina, que se convertiría en primer ministro de la nación entre 1856 y 1864.

Su ascendente figura dentro del partido le convirtió en presidente de la Cámara del Congreso para el periodo 1860-1864, siendo además el nombre más prominente de los liberales después del primer ministro José María Urbina, a quien planeaba suceder como jefe de Gobierno debido a que llevaba dos periodos consecutivos al mando del país, y la Constitución no le permitía una tercera. Sin embargo, la escalada de popularidad del carismático conservador Gabriel García Moreno se lo impediría en las elecciones de 1863.

Gobierno del Primer Ministerio Editar

Para cuando Gómez de la Torre asumió el Primer Ministerio en 1872, el país ya se había consolidado como una potencia comercial gracias a la rapidez con que los productos del interior llegaban al puerto de Guayaquil, ciudad que además competía con Lima y Acapulco por el primer lugar de la costa americana del Pacífico. En diciembre de 1874 inauguró el nuevo edificio del Primer Ministerio en La Alameda, al que bautizó como Palacio del Ejido.

En 1873 asistió a la inauguración del Ferrocarril de Sangay, construido por la Austro-French Quinine Railway Ltd entre las ciudades de CuencaGualaquiza. En 1874 fue invitado también a la ceremonia de inicio de construcción del Ferrocarril de Pomasqui, que conectaba la ciudad de Quito con esa localidad vecina y sería llevada a cabo por la Compañía del Ferrocarril Ecuatoriano

En 1872 creó la Compañía Ecuatoriana de Ferrocarriles Estatales, que sería la entidad gubernamental y pública encargada de construir el Ferrocarril del Napo entre las ciudades de Quito y San Antonio del Coca, diseñado para facilitar el transporte de los productos que llegaban por vía fluvial hasta ese punto como parte del Canal interoceánico del Amazonas. Ese mismo año la Compañía de Ferrocarriles del Sur había iniciado también la construcción del Ferrocarril de Bracamoros, entre Loja y Jaén.

En 1875 asistió a la inaguración del Ferrocarril de Pomasqui, construido por la Compañía del Ferrocarril Ecuatoriano para unir la ciudad de Quito con esa localidad vecina. Así mismo, la noche del 24 de diciembre de 1875 abrió sus puertas la Gran Ópera Real de Quito, ubicada en la zona de El Ejido, que tenía el doble de capacidad que el Teatro Nacional Sucre, que ya quedaba corto para creciente población de la capital ecuatoriana. La obra inaugural fue El Cascanueces, cuya puesta en escena había sido financiada por el Rey como regalo para sus súbditos.

Abolición de la esclavitud Editar

El principal logro de la administración de Manuel Gómez de la Torre sería la abolición total de la esclavitud en el país, que desde 1858 se venía practicando a medias gracias a la ley de libertad de vientres impulsada en el gobierno de Urbina, y que daba libertad a los hijos de esclavas que nacieran a partir de la expedición del documento. A pesar de ello, había un gran porcentaje de esclavos nacidos antes de ese año que seguían en la misma condición, por lo que en 1865 se creó en Esmeraldas la Sociedad Contra la Esclavitud que promulgaba la abolición total.

El Rey apoyó totalmente el proyecto de Gómez de la Torre y el 10 de mayo de 1872 acudió al Parlamento como orador invitado del Primer Ministro, dando un importante discurso que, entre otras cosas, expresó: "Los ilotas (esclavos) e indígenas del Ecuador fecundizan la tierra con su trabajo; erogan gruesas contribuciones para el sostenimiento del culto y aumento de los fondos del erario nacional, y en reciprocidad no obtienen del orden social sino desprecio, trato inhumano y una suma muy limitada de bienes".

Tras acaloradas discusiones que se extendieron por dos semanas, se logró una mayoría mínima y el 20 de mayo se decretó la Manumisión de los Esclavos, creando además un impuesto a la pólvora para que con esos fondos se indemnizara a los propietarios. El siguiente paso fue debatir sobre el plazo para ejecutar este decreto, lo que encendió nuevamente el debate entre los orleanistas y liberales contra los conservadores, decidiéndose al final por una libertad inmediata.

Fue un golpe para algunos latifundistas, sobre todo de la Sierra norte en donde se concentraba el mayor número de esclavos, que tras la publicación del decreto emigraron a la Costa y en menos de cinco años doblaron la población de las provincias de Esmeraldas y Mira. Evocando ante los ojos de los notables el fantasma de un probable estallido social de los oprimidos, el Primer Ministro les preguntó: "¿Estará en el corazón de la autoridad el mandar a reprimir a balazos por haber cedido a los consejos de su desesperación?".

El ejército debió reprimir con eficacia a los golpistas que buscaban desestabilizar el Gobierno y protestar contra la abolición, aunque tenían órdenes concretas de nunca recurrir al asesinato a no ser explícitamente necesario. De allí nació la frase "el terror sin sangre" pues, de hecho, la Constitución de 1847 había suprimido la pena de muerte por delitos políticos. Aunque esto no evitó que los liberales perdieran toda oportunidad de volver a ganar las siguientes elecciones parlamentarias, que pasarían fácilmente a manos de los conservadores, liderados una vez más por García Moreno.

Gabinete Editar

Ministerio de Guerra y Marina

Ministerio de Asuntos Exteriores

Ministerio de Hacienda

Ministerio del Interior

Ministerio de Fomento

Ministerio de Instrucción Pública

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.