FANDOM


Aviso Importante La información de esta página es parte de una historia ucrónica, por favor, no la tomes en serio ni la uses como referencia. Si quieres conocer la realidad, visita el artículo correspondiente en Wikipedia.

Thomas Charles Wright

El Marqués de Drogheda.

Thomas Wright (Drogheda, 26 de enero de 1800 - Guayaquil, 10 de diciembre de 1868), fue un oficial de marina irlandés que sirvió sucesivamente en la Armada británica, el Ejército de Simón Bolívar, la Armada republicana de Ecuador y la Real Armada Ecuatoriana. Fue ennoblecido con el título de Marqués de Drogheda y, además, es considerado un héroe de la Independencia en varios países de Sudamérica como Venezuela, Colombia y Perú.

Biografía Editar

Thomas Charles Wright Montgomery nació el 26 de enero de 1800 en el barrio de Queensborough, parte del pueblo de Drogheda, en Irlanda. Fue hijo de un acomodado matrimonio conformado por Joseph Wright y Mary Montgomery. Con tan solo once años de edad, en 1811 ingresó a la Academia Naval de Portsmouth, donde dos años más tarde fue admitido como Oficial de Su Majestad. A los 14 viajó a América como parte de las flotas británicas que buscaron impedir infructuosamente la independencia de las colonias.

Matrimonios y descendencia Editar

En 1831 se casó en Guayaquil con María de los Ángeles Rico y Rocafuerte, sobrina del presidente Vicente Rocafuerte, con quien tuvo cinco hijos antes de enviudar en 1839. Posteriormente volvió a contraer nupcias en 1844 con su cuñada, María Josefa Rico y Rocafuerte, enlace del que no hubo descendencia.

  • Roberto de Wright y Rico (1832-1855), murió joven y sin descendencia legítima.
  • Delia de Wright y Rico (1834-1860), casada con Otto Overweg. Tuvieron cuatro hijos:
    • Enrique Overweg (1855-)
    • Roberto Overweg (1856-)
    • Carolina Overweg (1857-), casada con Francisco Xavier Aguirre Jado. Con descendencia.
    • Delia Overweg (1858-), casada con Isidro Icaza y Paredes. Con descendencia.
  • Angelina de Wright y Rico (1835-1894), dama de Palacio de la reina Luisa Fernanda. Casada con Juan José de Luzárraga y Rico (1827-1899), III barón de Palenque, con quien tuvo tres hijos:
    • Manuel de Luzárraga y Wright (1853-1916), III barón de Palenque. Casado con María Luisa de Wright-Caamaño (1854-1938), hija del I Marqués de Puná, con descendencia.
    • María Josefa de Luzárraga y Wright (1855-1920).
    • Antonio de Luzárraga y Wright (1857-1918).
  • Tomás Carlos de Wright y Rico (1837-1911), II marqués de Drogheda. Casado con Aurora Matilde Icaza y Paredes (1840-1897), con quien tuvo ocho hijos:
    • Aurora Wright de Icaza (1862-), casada con Manuel Santiago Puga Bustamante. Con descendencia.
    • Angelina Wright de Icaza (1864-).
    • Tomas Carlos Wright de Icaza (1866-).
    • Francisco Wright de Icaza (1868-).
    • Alberto Wright de Icaza (1870-).
    • Guillermo Wright de Icaza (1872-), casado con Elena Vallarino Arosemena. Con descendencia.
    • Rosa Wright de Icaza (1879-1909), casada con Leonardo Stagg de Flores y Caamaño, III barón de Las Peñas (1883-1955). Con descendencia.
    • Carolina Alexandra Wright de Icaza (1882-1967), casada con Luis Felipe Orrantia y Cornejo (1875-1951). Con descendencia
  • Eduardo de Wright y Rico (1838-1892), casado con María Teresa Aguirre Barno. Tuvieron cinco hijos:
    • Eduardo de Wright y Aguirre (), casado con Nelly Bunster Garigos. Con descendencia.
    • Juan Alfredo de Wright y Aguirre (1882-1974), casado con Rosa Boloña Acevedo (1895-). Con descendencia.
    • Roberto de Wright y Aguirre (), casado con María Morla Parducci (1899-1947). Con descendencia.
    • Carlos de Wright y Aguirre (), murió soltero y sin descendencia legítima.
    • Mercedes de Wright y Aguirre (), casada con Pedro MIller Gutiérrez (). Con descendencia.

Carrera militar Editar

Independencia hispanoamericana Editar

A raíz de la Independencia de sus colonias inglesas en Norteamérica, el Imperio Británico comprendió que para no perder su hegemonía era necesario que las colonias españolas también lograsen su libertad, por lo que ordenó que algunos de sus militares se pusieran a disposición de los movimientos independentistas para asesorarlos, aconsejarlos e instruirlos en las luchas contra la Corona española.

Uno de estos soldados fue precisamente Thomas Wrigth, quien luego de haber participado como oficial de la Armada británica en algunas acciones militares para intentar evitar la independencia de las colonias inglesas en ultramar, se puso en contacto con Simón Bolívar e intervino en las batallas de Boyacá, Ciénaga de Santa Martha, Carabobo, Bomboná y otras.

Llegó a Guayaquil el 6 de mayo de 1821 junto a las tropas auxiliares de Antonio José de Sucre, y a los pocos días intervino en la campaña que se inició con el triunfo patriota en la Batalla de Cone, participando también en el fracaso del Segundo Huachi, el triunfo de Riobamba y la culminación de la campaña en Pichincha, donde el 24 de mayo de 1822 quedó sellada de manera definitiva la independencia de Ecuador.

En octubre de 1824 se cubrió de gloria al mando de las naves Guayaquileña, Chimborazo y Pichincha, con las que enfrentó y venció a la escuadra española que mantenía bloqueado el puerto del Callao, facilitando con esta victoria naval la cercana independencia del Perú.

Combate de Punta Malpelo Editar

Cuando en 1828 el Gral. José de La Mar inició las hostilidades contra la Gran Colombia, buscando la separación del Distrito del Sur para unirlo a Perú, Thomas Wright fue encargado por el Alm. Juan Illingworth Hunt para exigir explicaciones al comandante de la corbeta peruana Libertad, que había bloqueado la entrada al Golfo de Guayaquil.

El 27 de agosto de ese mismo año salió al mando de la pequeña goleta La Guayaquileña, y cuatro días más tarde avistó a La Libertad, que se encontraba fondeada en Punta Malpelo, en las inmediaciones de Tumbes. El Comandante de la nave peruana respondió a sus requerimientos con una andanada de sus cañones, por lo que de inmediato ordenó atacar e iniciar el abordaje de la nave enemiga.

El combate fue sangriento, y a pesar de la superioridad bélica y númerica de los peruanos, tuvieron que emprender la retirada con la nave gravemente averiada y la tripulación casi aniquilada. Aunque La Guayaquileña también pagó un caro precio por la victoria, pues de una tripulación total de noventa hombres, sus muertos y heridos llegaban a sesenta. Héroes de esta jornada fueron, entre otros, los jóvenes José María Urbina y Francisco Robles.

Apoyo a Rocafuerte Editar

Comprometido con los principios políticos propugnados por su tío político Vicente Rocafuerte, tomó parte en la fracasada revolución que estalló en Guayaquil el 12 de octubre de 1833 en contra del Gobierno de Juan José Flores, por lo que tuvo que abandonar la ciudad con destino a la isla Puná, donde Rocafuerte estableció su propio Gobierno.

El 19 de julio de 1834, luego de los arreglos acordados entre Rocafuerte y Flores, se proclamó la Jefatura Suprema de Rocafuerte y se desconoció al gobierno constitucional establecido en Quito por José Félix Valdivieso. Salió entonces en campaña bajo las órdenes de Flores y el 18 de febrero de 1835 intervino en la sangrienta Batalla de Miñarica, en la que comandó las dos columnas de infantería.

Ese mismo año Rocafuerte le nombró Comandante General de la provincia de Guayas, cargo que volvió a desempeñar durante el tercer Gobierno republicano de Flores, hasta que estalló en Guayaquil la Revolución Marcista de 1845. En esta ocasión, al mando de sus hombres defendió al gobierno floreano hasta que luego de bravas y encarnizadas luchas, y al ver que había perdido gran parte de sus fuerzas, se vio en la necesidad de solicitar una capitulación honrosa. Seguidamente fue desterrado y se estableció en Chile.

Expedición floreana Editar

Artículo principal: Expedición Floreana
Estando exiliado en Chile, a finales de 1846 recibió una carta del general Juan José Flores solicitando su apoyo para la Expedición Floreana que se dirigía hacia Ecuador para instaurar una monarquía en ese país. Tomó un barco a la ciudad brasileña de Porto Alegre para darles el encuentro, estando a la espera desde enero del año siguiente.

La flota floreana llegó el 3 de febrero, y al unirse fue nombrado jefe de la misma, a la vez que compartió todos los datos que pudo recolectar sobre los preparativos que se habían tomado en la costa del Pacífico para repelerlos. Dirigió con éxito las batallas navales de Concepción, Valparaíso y Puná, este último en el que se enfrentó a su antiguo superior, el almirante Juan Illingworth Hunt, que permitió a la escuadra llegar hasta Guayaquil, desembarcar y tomar la ciudad el 9 de marzo.

Permaneció en el puerto para organizar la defensa en caso de que las flotas peruanas, chilenas y neogranadinas volvieran a intentar un ataque o un bloqueo al Golfo, coordinando acciones con el general Andrés de Santa Cruz, que había quedado encargado de un contingente militar mientras el Ejército floreano ascendía por la Cordillera hasta Quito. El temor se hizo realidad el 11 de mayo, cuando un intento neogranadino fue repelido por la poderosa escuadra que se había formado entre los barcos europeos y ecuatorianos que habían sido confiscados.

Almirante del Reino Editar

En marzo de 1848 viajó con una escuadra de la Armada hasta Río de Janeiro, desde donde escoltaría a los reyes Antonio I y Luisa Fernanda hasta Ecuador, por lo que fue uno de los primeros oficiales en conocer a la pareja real. Por su decisiva participación durante la Expedición Floreana, fue reconocido con el título de Marqués de Drogheda y la gran cruz de la Orden Nacional del Cóndor.

Establecido en la ciudad de Guayaquil, las recomendaciones de Juan José Flores le permitieron continuar como Jefe del Estado Naval, cargo desde el que modernizó los navíos existentes y aprovechó el astillero guayaquileño para la construcción de otros tantos. En 1852 pasó a dirigir la Real Academia Naval de Guayaquil, y para entonces ya era considerado el más experimentado almirante de la costa del Pacífico americano.

En 1851 dirigió el bloqueo del puerto de Tumaco durante la Guerra de Pasto, y en 1855 repelió exitosamente el intento peruano de bloquear el Golfo de Guayaquil durante la Primera Guerra ecuatoriano-peruana, obligando al enemigo a retirarse en las batalles navales de Posorja, Punta Santa Elena e Isla Santa Clara.

Últimos años Editar

Para cuando decidió retirarse en 1860, el almirante Thomas Wright se había convertido en la más grande leyenda naval del Reino y había amasado una considerable fortuna que le había permitido adquirir algunas propiedades agrícolas en la zona de Naranjal, a las que viajaba constantemente para vigilar la producción de cacao y café.

Construyó un hermoso palacio ajardinado a las afueras de Guayaquil que le permitía ofrecer constantes reuniones sociales y recibir a su numerosa familia durante los fines de semana. Fue precisamente en este lugar que falleció el 10 de diciembre de 1868, a la edad de 68 años, siendo sepultado en la Catedral de la ciudad donde había mandado a construir su propio mausoleo familiar.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.